image034--644x362

La increíble historia de un Ferrari que apareció bajo un jardín

by • 28 noviembre, 2014 • Tendencias comentarios366

El hecho ocurrió en la ciudad de Los Ángeles cuando, en 1978, los niños de la Underwood encontraron un enterrado en su jardín. Suena insólito, pero así fue… Conoce cuál es la historia detrás.

Para conocer cómo un tan había podido acabar enterrado en el jardín de una vivienda de una urbanización residencial tenemos que remontarnos a diciembre de 1974, cuando el fontanero Rosendo Cruz decide regalar a su un Ferrari Dino 246 GT de color verde metalizado para celebrar su aniversario de boda.

Tal y como podemos leer en el blog «Autos clásicos e históricos», donde hemos encontrado los primeros datos de esta historia, la noche de su aniversario, el matrimonio Cruz decidió ir a cenar a uno de los restaurantes más populares de la época. Aparcaron su flamante Ferrari delante del local y, cuando finalizaron su romántica velada, descubrieron que había desaparecido.

El fontanero, denunció el robo inmediatamente. Aunque la policía investigó el caso, no obtuvieron ningún indicio que los acercara a los ladrones y, tras varios meses de investigaciones infructuosas, la compañía aseguradora no tuvo más remedio que reembolsarle los 22.500 dólares que costaba el vehículo.

El asunto se olvidó por completo hasta que cuatro años más tarde unos niños que jugaban en el jardín de la casa a la que se acababan de mudar descubrieron un plástico bajo el césped. Comenzaron a tirar de él y descubrieron que tapaba algo metálico y de color verde. Los propietarios de la vivienda alertaron a la policía, que terminó de sacar a la luz y Ferrari Dino. La matrícula y el número de bastidor demostraron que se trataba del que Rosendo Cruz había regalado a su esposa.

Este curioso suceso ocupó bastantes titulares en los periódicos de la época, ya que nadie entendía quién iba a robar un coche tan caro para enterrarlo en un jardín. Todo apuntaba a que se trataba de un trabajo por encargo. La posterior investigación demostró que la hipótesis era correcta.

Al parecer, Rosendo Cruz no atravesaba un buen momento económico cuando decidió regalar el Ferrari a su esposa. Temiendo que pudieran embargárselo por falta de pago, ordenó a un par de amigos que robaran el coche y lo tiraran al mar para poder recuperar el dinero. Sin embargo, sus secuaces decidieron cambiar el plan y lo enterraron en el terreno de los Underwood.

Tras salir a la superficie, el vehículo, que se encontraba en bastante mal estado, pasó a ser propiedad de la compañía aseguradora. Poco tiempo después fue comprado por un joven mecánico que lo restauró, devolviéndole el aspecto que tenía cuando salió de la fábrica. Desde entonces, este Ferrari Dino 246 GT es conocido como «Desenterrado» y, todavía hoy, vive su segunda vida por las carreteras de California.

Nota: Este artículo corresponde a una colaboración editorial diaria elaborada por equipo de Bitácoras, la red social para bloggers. Tiene por objeto poner en valor los temas más curiosos tratados por los bloggers españoles y dar visibilidad a estos desde otro contexto narrativo, reconociendo la autoría y procedencia de esos contenidos y contribuyendo a su promoción.

Fuente: ABC

Pin It

Related Posts

More in Tendencias (17 of 145 articles)
estrellas-masivas-foto--644x362