La lactancia materna es catalogada por estudios científicos y especialistas como la mejor forma de alimentar a los bebés. En los primeras etapas del lactante, expertos afirman que es mejor el uso de herramientas como jeringas, vasos o cucharillas para administrar el lácteo.  

En este sentido, existe el método Kassing, “una forma de dar el biberón que se supone que interfiere menos en la lactancia natural y permite poner las condiciones para que existan menos posibilidades de que el bebé rechace luego el pecho o no tenga una succión adecuada”, según la información publicada por el portal especializado Bebés y más.

Además de la lactancia materna, se recomienda que en caso de dar un alimento alterno se haga con cucharillas o vasos, ya que se evita “que el niño se confunda y luego tenga dificultades para agarrar correctamente el pecho y succionar de manera efectiva”, continúa en su explicación la página especializada.

En esta primera etapa, la web Bebés y más considera importante regular el uso de chupones y biberones para prevenir el Síndrome de Confusión de Pezón que se da cuando el bebé presenta resistencia a ser alimentado con el pezón de la madre.

Comenta y Comparte