El video, grabado por medio de un dron, recoge toda la tensión que rodeó a esta hazaña completada a 1.000 metros de altura entre dos acantilados en Kjerag, Noruega, con pérdida de equilibrio incluida a mitad del trayecto.

RT

Comenta y Comparte