En la actualidad, las redes sociales se han convertido en las grandes aliadas de muchas microempresas. Es que gracias a ellas las nuevas marcas le están ganando espacio y clientela a empresas de gran trayectoria. Este fenómeno refuerza una premisa clave: el mercadeo digital ofrece más oportunidades que nunca para los pequeños emprendimientos.

Ahora bien, esto se debe a una serie de factores entre los que destacan la proximidad con sus clientes. “La cercanía es vital para mantener una buena relación con los consumidores de nuestros productos”, señala el empresario Jean Carlos Paredes Marshall.

Agrega que el éxito de muchos emprendimientos depende de la capacidad de poder hablarle directamente a su público objetivo y sin intermediarios. “La venta directa de nuestros productos y la no dependencia de comercios minoristas para distribuir nuestros bienes y servicios es vital para la supervivencia de nuestra marca frente a otras de mayor trayectoria. Esta modalidad permite eliminar costos agregados a nuestros productos por parte de los distribuidores, por lo que nos hacemos más accesibles a nuestros clientes que buscan calidad y economía en las marcas emergentes”.

Nativas digitales

Las micromarcas son nativas digitales, por eso las nuevas generaciones son su principal público. Para sobresalir sobre empresas más sólidas es indispensable hacerse con una comunidad fiel generando contenido atractivo y de valor. “Hoy en día, las grandes marcas no luchan con otras grandes marcas, sino con una acumulación de micromarcas que ofrecen productos únicos y mejor servicio a sus compradores”, asevera Paredes Marshall.

Otro factor que juega a favor de las pequeñas empresas es que no ofrecen una amplia variedad de productos, sino que se enfocan solo en algunas opciones bien elaboradas en las cuales centran sus esfuerzos, “no es la cantidad sino la calidad”, subraya el empresario.
Por otra parte, tienen un alma, una ideología, una razón de ser, algo que las grandes marcas no pueden permitirse porque pueden generar conflictos entre sus grandes compradores y distribuidores. Las micromarcas cuentan con la ventaja de poder desarrollar estrategias comunicativas orientadas a hablarle a quienes comparten sus mismos ideales o apoyan su propósito o misión.

La cooperación es necesaria para el éxito, por eso las microempresas cosechan buenas relaciones con otras. Asimismo, se valen de influenciadores para atraer audiencias a través de las redes sociales.

A diferencia de las grandes corporaciones, las pequeñas entienden muy bien que los consumidores ya no buscan comprar simplemente marcas, sino experiencias: un excelente servicio al cliente, personalización e innovación. Comprenden la importancia de contar con presencia online que coadyuve a la resolución de problemas y necesidades.

Asimismo, son móviles, sociales, están hiperconectadas y ofrecen la experiencia de compra perfecta para consumidores con expectativas muy altas. Estas diferencias marcan una enorme brecha entre lo que los consumidores desean y lo que las empresas tradicionales les ofrecen.

Comenta y Comparte