Todo aquel que decide iniciar un negocio aspira convertirlo en una buena fuente de ingresos económicos, pero para que esto sea posible dicho negocio debe ser rentable, que genere más ganancias que pérdidas.

Por tal motivo, antes de aventurarse a invertir en determinado proyecto, es indispensable analizar su viabilidad y rentabilidad. Ver cuáles son las oportunidades y beneficios que se pueden conseguir en el futuro con nuestro negocio, porque el objetivo a largo plazo es que nuestro emprendimiento perdure en el tiempo y que genere las ganancias que deseamos.

Ahora bien, la rentabilidad de un negocio está influida por muchos agentes económicos como las fluctuaciones en el mercado y la inflación. Esta última variante debemos estudiarla muy bien al momento de iniciar determinado negocio, puesto que de ella dependerá el costo de producción de nuestros productos o servicios, ya que el incremento de costos en el mercado puede inducirnos a  aumentar los precios de los bienes  que ofrecemos, al tiempo que se hacen menos accesibles para nuestros clientes.

Cómo mantener un negocio en Venezuela 

“Mantener un negocio a flote en la Venezuela de hoy es una tarea titánica. Un principio fundamental para los negocios en una economía en e hiperinflación es el control de los costos y gastos”, asevera el empresario Jean Carlos Paredes Marshall.

Agrega que todo negocio debe ser autosustentable “que nuestros ingresos cubran los costos de producción porque en hiperinflación la generación constante de pérdidas es insostenible, por eso hay que contar con una vista 360 de nuestra proyecto para así tomar las acciones necesarias y que nuestro negocio no se vaya a la quiebra”.

De acuerdo a cifras de la Asamblea Nacional, en mayo de 2019 la inflación mensual se ubicó en 31,3%, mientras que inflación interanual sobre pasa los ochocientos puntos porcentuales (815, 194%).

Jean Carlos Paredes Marshall concluyó que en medio de escenarios de crisis como el que atraviesa Venezuela, los empresarios y emprendedores debemos mantener en vigilancia constante las finanzas de nuestras empresas, puesto que de ello dependerá la rentabilidad económica y la salud del negocio que desarrollemos.

Comenta y Comparte