20150216_163348

Eurodiputada Becerra: Venezuela debe cumplir sus compromisos

by • 17 febrero, 2015 • La Imagen comentarios248

La eurodiputada por Unión Progreso y Democracia (UPyD), Beatriz Becerra, se ha reunido con los partidos y asociaciones venezolanas radicadas en España. Una iniciativa que tiene por objetivo recopilar toda la información relacionada con la situación nacional, además de escuchar las propuestas para trasladarlas al Parlamento Europeo. El corresponsal en Madrid de Informe21, José A. Puglisi, ha conversado, en , con la eurodiputada de UPyD para conocer cuál es su postura sobre la venezolana.

Beatriz se ajusta la chaqueta violeta y en su rostro se dibuja la preocupación. El futuro de la inversión española en Venezuela depende de la habilidad política europea. Sin embargo, es consciente de que hay aspectos que se escapan de la diplomacia. “No se trata de negociar si las españolas deben ser o no expropiadas, sino de que Venezuela cumpla con sus compromisos comerciales. Dejando a un lado las amenazas y las persecuciones”, asegura la eurodiputada por Unión Progreso y Democracia (UPyD), Beatriz Becerra, en relación a las presiones de Nicolás Maduro sobre el sector empresarial ibérico en el país.

Becerra ha sido una de las representantes europeas que más ha luchado por la defensa de los Derechos Humanos y por el cese de la persecución política en el país caribeño. “Los únicos que se han negado a sancionar a Venezuela por su represión a los líderes opositores han sido los partidos de la izquierda radical, entre los que se encuentran Podemos, Bildu, Izquierda Unida”, precisa la eurodiputada, quien considera preocupante las amenazas que, actualmente, recaen sobre el diputado de Primero Justicia, Julio Borges.

En pocas palabras, la representante de UPyD describe la situación venezolana en una sola palabra: “demencial”.

¿Qué objetivo persigue la reunión con los representantes en España de organizaciones y partidos venezolanos?
Queremos contar con una visión amplia, completa y global de la situación venezolana. He venido a escuchar toda la información, propuestas e iniciativas de los grupos venezolanos y poder unir, de esta forma, todos estos puntos en un mensaje que será transmitido en el núcleo del Parlamento Europeo.

¿Cuáles son los principales impulsos de UPyD para solicitar a la UE la toma de medidas en contra del gobierno de Nicolás Maduro?
Nuestros principales impulsos son, evidentemente, la defensa de los Derechos Humanos, la búsqueda de la democracia y la necesidad de transparencia. La corrupción siempre es una de las señales de que en un país existen violaciones a los derechos fundamentales, lo que ha conllevado a los pueblos a padecer sufrimientos y pobrezas. Por esto, consideramos de gran importancia la lucha contra la corrupción.

Ante la autorización de armas de fuego en manifestaciones y el inicio de las revueltas sociales, ¿ve posible que se repitan los trágicos acontecimientos del primer trimestre del año pasado?
Considero que, en esta ocasión, seguirán existiendo las represiones, pero siendo mucho más cuidadosos en el resultado final; es decir, tendrán instrucciones más precisas para intentar disimular la opresión hacia los ciudadanos. La intención prioritaria será la de asustar por encima de asesinar.

¿Considera ciertas las acusaciones de que el Gobierno propicia un clima social insostenible para cancelar las próximas elecciones parlamentarias?
Creo que la economía estará por encima de cualquier medida o práctica política. Venezuela es el país con la mayor inflación del mundo y donde se desconocen a dónde han ido a parar los fondos propiciados durante años por el petróleo. Este es el tema central que determinará el futuro del país.

¿Qué medidas específicas considera que debería aprobar la UE para ayudar a preservar los DDHH en Venezuela?
No descarto la herramienta de las sanciones económicas a Venezuela, dada la cláusula de los Derechos Humanos, siendo aplicable a cualquier país que falle en este sentido. Siempre tomando en consideración los convenios y políticas de que estas podrán afectar. Sin embargo, no tengo confianza en que lleguen a ser aprobadas, ya que se requiere de todo el consenso del Consejo Europeo.

Simultáneamente, estamos intentando que, en 2015, se incluya a Venezuela en la dotación del EIDHR (European Instrument for Democracy and Human Rights), organización que busca ayudar a incentivar y promover la defensa de los Derechos Humanos. En pocos días sabremos si nuestra consideración ha sido aprobada.

Lo más importante es que se termine de aprobar el envío de una delegación europea hacia Venezuela, ante el alto riesgo de que ocurra una crisis humanitaria. Para impulsarla, vamos a enviar una carta a los presidentes de todos los partidos con el objetivo de determinar una fecha y composición de la comisión. Una iniciativa que también tendremos muy presente en la próxima reunión del EuroLatam, que se realizará el 16 de marzo en Panamá.

¿Está previsto que esa comisión esté acompañada por expresidentes?
Es una medida que, a pesar de que respaldamos, no depende de nosotros. Estamos seguros de que a Venezuela no deben ir cuatro expresidentes, sino 60 para lograr conocer de cerca la realidad de este país. España tiene una responsabilidad mayor en este tema, pero también es importante que haya una sólida presencia de los representantes de Latinoamérica.

¿Tendrían estas medidas un impacto en los intereses económicos españoles en Venezuela?
Nicolás Maduro ha amenazado a las empresas españolas, con una política que es cada vez más teatral. No se trata de negociar si las empresas españolas deben ser o no expropiadas, sino de que Venezuela cumpla con sus compromisos comerciales. Dejando a un lado las amenazas y las persecuciones.

Lo que sorprende es la tranquilidad con la que ha respondido el gobierno español, algo que no ocurriría de estar en juego los intereses de otras naciones como Alemania o Francia.

¿Cómo valora las presiones que ha ejercido Estados Unidos ante importantes figuras del gobierno venezolano?
Estados Unidos es Estados Unidos y cuenta con un estilo propio que, a veces, es envidiable y otras veces no. Creemos que está haciendo bien en utilizar sus herramientas económicas y de corte, pero están obviando otras medidas que salvaguarden los Derechos Humanos.

Por ejemplo, en sus nuevos nexos con Cuba, no queda claro cuál será el papel que jugará Venezuela, ya que vienen en un mismo paquete. Debería existir una mejor coordinación que permita tener una línea única de actuación.

¿Qué opinión tiene de la presunta relación de Diosdado Cabello con el cartel de los Soles?
El verdadero peligro para Venezuela es Diosdado Cabello. En el Parlamento Europeo no se ha hablado casi de la presunta relación de Cabello con el cartel de los Soles, ya que es un hecho muy reciente y en proceso de investigación.

¿Y de los entrenamientos de grupos terroristas, como ETA, en territorio venezolano?
Es muy conocida la relación entre el gobierno de Venezuela y ETA, como lo demostraron las imágenes de Iñaki de Juana Chaos en un centro comercial del país y liderando negocios boyantes. Siendo objetivos, es intolerable que persista esta relación entre un país y un grupo terrorista.

¿Considera que las políticas internacionales de Mariano Rajoy han sido acertadas en el caso de Venezuela?
La política internacional ha sido decepcionante, tibia y poco eficaz. Hemos sido testigos de cómo ha faltado fuera en el tratamiento de algunos problemas internacionales, terminando usualmente mal parados en el ámbito diplomático. Esto hace pensar que no hay una política exterior, sino medidas pocos eficaces que se aplican en el momento.

¿Una victoria de Podemos en España podría representar el inicio del ‘socialismo del siglo XXI’ en España?
Está comprobado que Venezuela e Irán están financiado a Podemos con el objetivo de que su política sea implementada en España, lo que buscaría una ruptura de la Unión Europea desde su interior. De lo contario, cómo se explican que se cobren altas remuneraciones por trabajos de asesoría que no existen, como ha ocurrido en varias naciones sudamericana.

Podemos ha sido uno de los partidos que se ha negado a sancionar a Venezuela en materia de Derechos Humanos, ¿es posible que de ganar adopten la violación de estos derechos?
El sentido común hace pensar que sí. Si defiendes un modelo, te financias de él, le apoyas y le asesoras, queda en blanco y botella que eres fiel a ese pensamiento. El problema con este partido es que se adapta a las circunstancias con el único fin de alcanzar sus resultados, por lo que, respaldados en una política de plató, han llenado los papeles de promesas que sólo buscan llevarles a la Moncloa.

Ya han demostrado que se pueden desprender de lo que sea para alcanzar sus objetivos, por ejemplo, de sus novias [en relación a Tania Sánchez]. Lo único que le interesa a Podemos es su supervivencia, por lo que harán lo que sea para lograr quedarse en el poder.

En materia de Derechos Humanos no se puede tener una política sectaria, con una doble moral de sancionar a unos países por violar los derechos fundamentales y perdonando a los otros. En este ámbito sólo hay dos lados, el del respeto al otro y el de la intolerancia, éste último es cada vez más fuerte, con más financiación y logrando salir de sus fronteras.

¿Cómo se imagina usted a España tras cuatro años bajo el control de Podemos?
Sería una fase distinta. Con una legislatura que vuelve ideológicamente al pasado con una izquierda retrógrada. En un plazo de 10 años se podría realizar una recuperación completa, un plazo de tiempo que, en manos incorrectas, nos podría llevar en el sentido contrario y a un retroceso.

La solución en ese caso queda en Europa, pero tengo poco optimismo en que Podemos sea electo como gobierno, aunque sí accederán al poder.

Recados europeos

¿Un mensaje para Nicolás Maduro y Diosdado Cabello?
La mayor traición es gobernar contra el pueblo, y por esto serán juzgados.

¿Para Leopoldo López y Henrique Capriles?
Sólo unidos podemos dar la batalla.

¿Y para los venezolanos?
Los resistentes tienen la última palabra.

@JosePuglisi para Informe21

Pin It

Related Posts

More in La Imagen (8 of 60 articles)
colombia