Emma Coronel, la esposa del narcotraficante Joaquín Guzmán Loera, ha abierto vacantes de trabajo para diseñadores de moda, a fin de integrarlos a las filas de la línea de ropa ‘El Chapo Guzmán: JGL’.

Apenas, el pasado 1 de abril, el capo mexicano firmó una autorización para que Coronel, de 29 años, utilice su nombre y firma para el negocio que busca emprender.

“Como ya se habrán enterado, tengo un proyecto de una línea de ropa en proceso. La línea se llama El Chapo Guzmán: JGL (…) Invito a diseñadores de ropa que estén comenzando y les interese formar parte del proyecto y trabajar en conjunto conmigo”, escribió Coronel Aispuro en un mensaje publicado en su cuenta de Instagram.

En la publicación también compartió los datos de contacto de Mariel Colón, abogada de el líder del Cártel de Sinaloa, y quien recibirá “las ideas” de los interesados.

Coronel ya había adelantado detalles sobre la empresa: “Estoy muy emocionada de comenzar este proyecto, que se basó en ideas y conceptos que mi esposo y yo tuvimos hace años”, declaró.

Por su parte, uno de los abogados del capo, Michael Lambert, señaló que a su cliente no le ingresará ningún dinero con ese negocio. Según el jurista, la idea de Guzmán Loera es “poder establecer algo, una empresa legítima, en beneficio de su esposa y sus dos hijas”.
Lambert también aseguró que esta será la única marca oficial que usará el nombre de Guzmán, en referencia a los productos que desde hace varios años circulan utilizando la imagen e iconografía relacionada con su cliente.

Sin embargo, en 2018, la prensa mexicana informó que Alejandrina Gissele, hija del primer matrimonio del capo, obtuvo desde 2010 cuatro registros de marca con el apodo de su padre, con lo cual puede fabricar desde joyería hasta maletas con la leyenda ‘el Chapo’, y aunque la marca ya está en línea, aún no se comercializan los productos ‘oficiales’.

El Siglo

Comenta y Comparte