Kim Kardashian ha confirmado que está estudiando para convertirse en abogada como su fallecido padre Robert Kardashian. La mediática estrella de 38 años lo ha contado en una entrevista con la revista Vogue después de que la publicación descubriera una serie de libros de Derecho en su casa mientras hacia el reportaje. Kardashian comenzó su aprendizaje de cuatro años en un bufete de abogados en San Francisco con el objetivo de lograr el título 2022. “Tuve que pensar mucho sobre esto”, admitió.

Kardashian señaló que su decisión de estudiar Derecho tiene que ver con la defensa que hizo de Alice Marie Johnson el año pasado. En mayo de 2018, la estrella logró el indulto presidencial para esta mujer de 63 años, condenada a cadena perpetua y presa durante más de dos décadas por un delito de drogas sin violencia, después de interceder por ella ante Trump. Desde septiembre, inició, en la misma línea, una campaña a favor del indulto de Chris Young, una mujer que había sido condenada en 2006 a cadena perpetua por asesinar a un hombre que le había pagado por tener relaciones sexuales con ella cuando tenía 16 años también logró el indulto.

La estrella de realities desveló cómo había tomado la decisión de estudiar Derecho: “La Casa Blanca me llamó para hablar de cómo cambiar el sistema de clemencia. Estaba sentada en la Sala Roosevelt con un juez que había sentenciado a criminales y mucha gente realmente poderosa y pensé: Necesito saber más. Menos mal que tenía abogados conmigo que podían respaldar los hechos del caso”. Y añadió: “Siempre he querido luchar por las personas que han pagado sus cuotas a la sociedad. Así que si sé más podré hacer más”.

Kardashian no solo se preocupa por sacar a personas injustamente condenadas de prisión, sino también por su bienestar una vez que están en libertad. Así, la estrella de la telerrealidad ha decidido hace unas semanas contribuir a pagar el alquiler de un preso que recientemente había abandonado la cárcel. Matthew Charles es uno de los primeros reos que ha conseguido salir de prisión después de la reforma penal estadounidense aprobada en diciembre. Condenado por un delito no violento vinculado con las drogas en 1996, su caso saltó a los medios el año pasado, cuando se le ordenó volver a prisión después de que su condena hubiera sido acortada. Entonces, Kardashian fue una de las ifluencers que se posicionó a su favor en redes sociales.

El País

Comenta y Comparte