stop-loss-bolsa-30332-1-inversion-e1359476688581

Hatzen Mendoza López recordó que la única manera de realizar la declaración es a través de la página web www.seniat.gob.ve, tener el usuario y la clave. El plazo vence el próximo 31 de marzo. La Superintendente Nacional de Tributos Internos del Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria, Hatzen Mendoza López, informó que deben declarar las personas naturales que durante 2014 generaron un enriquecimiento neto superior a mil UT o 127 mil bolívares, en el caso de los asalariados Mientras tanto, en el caso de los no asalariados, deben declarar las personas que hayan generado ingresos brutos superiores a las 1500 UT “o 190 mil 500 bolívares”. Asimismo, recalcó que todas las personas jurídicas están obligadas a realizar la declaración del Impuesto Sobre la Renta. Recordó que se está declarando el ejercicio fiscal correspondiente al 2014, por lo que la base referencial de cálculo es la UT vigente durante el año pasado, de 127 bolívares. Hatzen aclaró que aquellas personas que no generen ganancias superiores a mil UT no están obligadas a hacer la declaración, sin embargo, dijo que si están en disposición de hacerla por distintas razones, el sistema da la opción y “al final lo que te va a dar es un certificado de presentación de la declaración de Impuesto Sobre la Renta”. Fuente: Unión Radio

by • 6 marzo, 2015 • Extra comentarios163

El riesgo de impago han aumentado como consecuencia de la caída del crudo. Así explican las razones por las que el país que preside Nicolás Maduro está al mismo nivel que Afganistán, Irán o Iraq en lo que a riesgos para los inversores respecta

“Venezuela sigue presentando elevados riesgos en todas las áreas [económicas], con problemas especialmente importantes en el ámbito legal, regulatorio y en el intercambio de divisas. (…) El riesgo de impago han aumentado como consecuencia de la caída del crudo”. De esta manera explica AON, una de las mayores compañías del mundo en gestión de riesgos, seguros y consultoría, las razones por las que el país que preside Nicolás Maduro está al mismo nivel que Afganistán, Irán o Iraq en lo que a riesgos para los inversores respecta y que ha plasmado en el Mapa de Riesgo Político 2015 que la británica ha elaborado junto a Roubini.

En este documento, que fue presentado a nivel , AON otorga a un de 20 países la calificación de Peligro muy alto y entre ellas, además de las ya señaladas, se encuentran naciones en situaciones tan complejas como Ucrania, Corea del Norte o Somalia. Sin embargo, en todas éstas la presencia de compañías españolas es limitada o, al menos, inferior a la que existe en Venezuela. Repsol, Telefónica, o Mapfre cuentan con importantes intereses en un país que conmemora el segundo aniversario de la muerte de Hugo Chávez y en donde “el mecanismo de cambio no funciona correctamente y los controles de capital están afectando a la producción”. Además, apunta el documento, “tras años de un alto nivel de intervención política, la violencia y la protesta han aumentado debido a la escasez de alimentos”.

En este contexto, Fernando Villarubia, director de caución y riesgo político de AON, reconoce que “existe una situación de inconvertibilidad de divisa” y que se está poniendo en riesgo “la rentabilidad de las inversiones”.

Por ello, Villarubia afirma que “muy pocas compañías nuevas están intentando entrar en el país y aún menos aseguradoras están dando a estas entradas”. A pesar de todo ello, el responsable de la importante empresa de gestión de riesgos asegura que «las empresas españolas presentes en Venezuela son conscientes de la situación» y que se espera que el nivel de inversión “se mantenga”.

Image

Argentina y Bolivia

Un escalón por debajo de este nivel, esto es, con una calificación de Alto Riesgo, se encuentran Argentina y Bolivia, países en los que la presencia de empresas españolas también es muy notable. Entre las amenazas a las que los inversores deben hacer frente en Argentina destacan los riesgos “legales y regulatorios”, así como “la injerencia política, el impago y la nacionalización”. Mención especial merece, en opinión de AON, el intervencionismo en materia económica, que hace de éste un mercado “poco atractivo para el capital privado”.

En Bolivia la situación es levemente mejor, ya que se ha producido «un mayor crecimiento económico» y las políticas son más “distributivas”. A pesar de ello, el documento recuerda el intervencionismo político, los problemas legales y regulatorios e incluso la violencia. A nivel comparativo, estos dos países se encuadran en el mismo nivel que Mauritania, Niger, Uzbekistán o Nigeria.

Fuente: El Mundo

Pin It

Related Posts

More in Extra (7 of 26 articles)
TransicinConvo