Los primeros centros de votación abrieron este jueves en India para unas elecciones legislativas que se prolongarán durante seis semanas, con 900 millones de electores llamados a las urnas.

De las 543 circunscripciones existentes, 91 votan este jueves, primera jornada de unos comicios que se desarrollarán en siete fases hasta el 19 de mayo, tras cinco años de mandato del nacionalista hindú Narendra Modi.

Los primeros colegios electorales abrieron a las 7H00 locales (1H30 GMT) en Assam (noreste), constató la AFP.

En total se necesitarán un millón de centros de votación para elegir a los 543 diputados de la Lok Sabha, la cámara baja del Parlamento indio, cuyo color político determinará el del Ejecutivo de esta democracia parlamentaria.

El primer ministro Narendra Modi, de 68 años y que llegó al poder en 2014 con su Bharatiya Janata Party (BJP, el Partido del Pueblo Indio), espera lograr un segundo mandato.

Sus rivales son el Partido del Congreso, formación que dominó la política india desde su independencia en 1947, y una multitud de poderosos partidos regionales.

“Llamo a las personas cuyas circunscripciones votan hoy en la primera fase a que ejerzan su derecho con una participación récord”, tuiteó el jefe del gobierno indio al abrirse los centros de voto.

“Insto especialmente a los jóvenes y a quienes votan por primera vez a que participen de forma masiva”, añadió.

Modi, nativo de Gujarat (oeste) y vendedor de té durante su infancia, goza de una gran popularidad debido a sus orígenes populares y a la imagen de hombre fuerte que cultiva, especialmente a través de su actitud marcial respecto al enemigo paquistaní.

Foto: Elecciones generales en India

No obstante, su balance económico es su talón de Aquiles.

A pesar de que su tasa de crecimiento resulta envidiable para otros países (6,7% en 2017-2018), se considera insuficiente ante el potencial y las necesidades de este gigante demográfico. El país no logra generar suficientes empleos para el millón de jóvenes que llega cada mes al mercado de trabajo, mientras en el mundo rural aumenta el malestar de los agricultores.

AFP

Comenta y Comparte